Magia Caótica

En el mundo de Witchaven la magia más poderosa capaz de crear encantamientos maravillosos que perduren en el tiempo (como pociones y armas mágicas) está subordinada a unas extrañas tormentas que ocurren cada par de décadas.

Los elfos nativos de Alférica pueden saltarse las limitaciones usuales de la conjuración sin tener que esperar a un elusivo fenómeno meteorológico gracias a la Magia Caótica.

Usar la Magia Caótica

La creación de un conjuro de Magia Caótica requiere la obtención de un par de reliquias (disco de piedra, polvoriento pergamino, tablilla de barro cocido…) de alguna civilización perdida. Cada una de estas reliquias contienen un conjuro, estos conjuros son iguales a los del Apéndice: Conjuros del manual de Tesoro y Gloria.

Sin embargo, tras la recuperación de dos de estas reliquias y el gasto de un dado de Entretiempo el elfo puede inscribir de forma temporal en su grimorio un conjuro de Magia Caótica el cual, esencialmente, consiste en la combinación de dos conjuros.

Además del gasto en monedas para hacer experimentos alocados durante el Entretiempo que tienen como resultado la inscripción del conjuro de Magia Caótica en el grimorio, el elfo ha de gastar monedas en prepararlo. Este gasto es igual al nivel que se desee preparar del conjuro más caro de los dos.

Tras gastar tres dados de Entretiempo en la misma combinación de conjuros para crear un conjuro de Magia Caótica este se vuelve permanente.

Devoted_druid_by_Darrell_Riche

Fuente: Devoted Druid de Darrell Riche

Al contrario de lo que ocurre con la adquisición de una nueva Pericia, no se pierde el progreso para hacer permanente la inclusión de un conjuro de Magia Caótica en el grimorio si el gasto de dados de Entretiempo no es consecutivo.

Las reliquias empleadas en crear un conjuro de Magia Caótica son destruidas en el proceso, así que la adquisición de nuevas reliquias es una de las excusas que tiene un elfo para ir en busca de aventuras en ruinas y sórdidas mazmorras.

Hay un par de limitaciones en la elaboración de un conjuro de Magia Caótica:

  • Los conjuros han de ser diferentes entre sí, no puede combinarse por ej. «Fuego» con «Fuego» para crear un fuego más intenso, eso sería simplemente un conjuro de Fuego de nivel superior.
  • Ambos conjuros han de venir de reliquias, no se puede combinar un conjuro que ya se tuviera en el grimorio con el de una reliquia (aunque fuesen el mismo).

Es importante insistir en que sólo los elfos son capaces de crear un conjuro de Magia Caótica, otros gentiles fracasan al intentarlo si tienen suerte, si son más desafortunados su cordura se hace añicos.

Crear un Conjuro de Magia Caótica ha de ser un proceso creativo del jugador arbitrado por el Director de Juego: es natural que sean más poderosos que los conjuros «normales» pero no deberían ser capaces de solucionar todos los problemas (esto es especialmente importante cuando el conjuro se inscribe en el grimorio del elfo de manera permanente).

Abi interpreta a la elfa Rosine en la campaña que dirige Dan, su personaje ha encontrado durante sus aventuras un par de reliquias: una contiene el conjuro Animar a los muertos y la otra contiene el conjuro Fuego.

Abi decide gastar uno de sus dados de Entretiempo en crear un Conjuro de Magia Caótica. Va rumiando las posibilidades hasta la próxima partida, las palabras clave de los dos conjuros son por un lado «fuego» y por otro lado «muertos»…

«Muertos de fuego» podría ser válido como el nombre del conjuro resultante pero «Muertos ardientes» tiene más gancho. Tras darle un poco a la sesera, Abi crea el siguiente conjuro de Magia Caótica:

Muertos ardientes

El conjurador es capaz de alzar esqueletos envueltos en llamas para que cumplan su voluntad. Cada 3 DG o fracción de Muertos ardientes atados a la voluntad del conjurador cuentan como un conjuro preparado, contando para el límite de conjuros que el conjurador puede preparar.

El fuego de los esqueletos no se extingue mientras sigan alzados, estando antinaturalmente en llamas incluso bajo lluvia intensa y nieve.

Los Muertos ardientes son esqueletos inmunes al daño por fuego y que añaden a sus ataques 1d6 de daño por fuego (más otro d6 de daño por fuego por cada 5 DG). Una vez destruidos, los esqueletos se convierten en una hoguera del tamaño apropiado que arde durante tantos asaltos posteriores como DG tuviesen.

Nivel 1 Alzar hasta un total de 3 DG de esqueletos ardientes a la vez.
Nivel 2 Alzar hasta 6 DG a la vez.
Nivel 3

Alzar esqueletos ardientes de gran tamaño, hasta un total de 10 DG a la vez.

Nivel 4

Alzar esqueletos ardientes de criaturas grandes no humanoides, los esqueletos ardientes hacen 1d6 de daño de fuego adicional.

Nivel 5

Alzar esqueletos ardientes de inmenso tamaño, hasta un total de 15 DG a la vez.

Nivel 6

Invocar a una criatura poderosísima que evoque «fuego» y «muerte».ⁱ

Dan, el DJ, lo ve divertido (por no hablar de METAL) y le da su aprobación. Rosine prepara el conjuro Muertos ardientes a nivel 2. Como el conjuro más caro de la mezcla es Animar a los muertos, preparar el nivel 2 del conjuro Muertos ardientes cuesta 30 monedas (igual que preparar Animar a los Muertos a ese nivel).

017_FlameSkeleton-lvl1r1Aaron_Miller-685x856

Detalle de ilustración de Aaron Miller

Algunas partidas más tarde, la elfa de Abi, Rosine, vuelve a tener en su poder una reliquia de Animar a los muertos y otra de Fuego. La Magia Caótica no es algo rígido (¡la estabilidad y lo predecible son lo contrario al Caos!)

Por ello, esta vez crea una versión diferente del conjuro Muertos ardientes:

Muertos ardientes (versión alternativa)

El conjurador es capaz de provocar explosiones usando los restos de criaturas muertas a modo de combustible. Una tarea difícil de Reflejos reduce el daño de fuego a la mitad (los que tengan Maestría en Reflejos automáticamente reducen el daño a la mitad, con la posibilidad de negar todo el daño si tienen éxito en la tirada).

Los restos fatales de una criatura se convierten en cenizas humeantes tras explotar con este conjuro y no pueden volver a arder con un nuevo uso del mismo.

El daño de las explosiones cadavéricas no depende del nivel del conjuro sino de la masa o tamaño de los restos. Los restos de un humano o criatura similar a un humano son 1d6 de daño, los de una criatura fornida como un orco o enano serían 2d6 de daño, un ogro 3d6 de daño y un gigante 4d6 de daño.

Las explosiones de restos de criaturas pequeñas como kobolds hacen 1d4 de daño y las de las diminutas no hacen ningún daño.

Este conjuro no puede hacer explotar a muertos vivientes, sólo afecta a cadáveres no reanimados.

Nivel 1 Hacer explotar hasta 3 restos fatales a la vez, radio de explosión 2 metros.
Nivel 2 Hacer explotar hasta 6 restos fatales a la vez, radio de explosión 4 metros.
Nivel 3 Hacer explotar hasta 10 restos fatales a la vez, radio de explosión 6 metros.
Nivel 4 Se puede hacer explotar los restos fatales de una criatura grande.
Nivel 5

Se puede hacer explotar los restos fatales de una criatura inmensa, hasta 15 restos fatales a la vez, radio de explosión 10 metros.

Nivel 6

Como el anterior nivel y además durante un turno (10 minutos) cada criatura que muera en combate explota inmediatamente (incluidos los PJ que no pasen la tirada por sus vidas). Las explosiones cadavéricas hacen 1d6 de daño adicional.

Dan tiene ganas de ver un conjuro tan loco como ese, parece más divertido que desequilibrante, así que aprueba esa nueva versión y la elfa Rosine vuelve a inscribir Muertos ardientes en su grimorio. Nuevamente a nivel 2, costando 30 monedas.

La Magia Caótica como la magia «normal» del manual de Tesoro y Gloria está abierta a interpretación, de hecho, si cabe es aún más flexible porque tiene dos parte móviles y no sólo una.

Abi podría decidir que su PJ lanza el conjuro con cualquiera de los dos efectos que ya ha diseñado. En cualquier caso ya habría completado dos pasos para hacer el conjuro Muertos ardientes permanente en su grimorio.

Un par de consideraciones finales de importancia:

  • Un conjuro de Magia Caótica, se inscriba de manera temporal o permanente, ocupa un espacio en el grimorio del Elfo por lo que se ha de hacer espacio para él.
  • El conjuro de Magia Caótica puede ser flexible como se ha visto en el ejemplo de Muertos ardientes pero no se puede usar para lanzar los conjuros que lo forman por separado. En el caso del ejemplo usado, no se podría usar Muertos ardientes para lanzar Fuego o Animar a los muertos. El elfo tendría que tener esos conjuros preparados por separado de querer lanzarlos.

 

Lo importante es divertirse, así que si al jugador le resulta demasiado agobiante este sistema de Magia puede simplemente divertirse con su elfo perforando las gargantas de sus enemigos con sus cuernos y aplastando cráneos con sus pezuñas.

Recordad, que no tenéis por qué ser tan detallados en la práctica y sólo es necesario describir el conjuro hasta el nivel que se haya preparado.

¡Gracias por leer y nos vemos en la próxima entrada de Witchaven!


(ⁱ) Una criatura como el Motorista Fantasma de los cómics Marvel o Scorpion de la saga de videojuegos de lucha Mortal Kombat. El Director de Juego no ha de temer darle demasiados ataques y habilidades especiales, a fin de cuentas tiene que tener capacidad ofensiva superior a la de todo un ejército de Muertos ardientes. Además, si el conjurador ha llegado a tal dominio de la Magia Caótica se ha ganado a pulso el poder reírse maniacamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s